Orígenes

A partir del año 2006, las relaciones entre artistas y propuestas chileno-bolivianas, principalmente las ligadas al ámbito de la creación literaria, comenzaron a adquirir una fluidez que hasta el día de hoy se mantiene gracias a la activación del concepto “corredores culturales” impulsado por proyecto mARTadero (Cochabamba/Bolivia) y apoyado durante las etapas 2008-2009, por el Consejo de la Cultura y las Artes Región de Tarapacá-Chile.

Este concepto enfocado a difundir e intercambiar propuestas y artistas entre ambas naciones en busca de generar de un diálogo basado en la pluralidad e interculturalidad, generó como uno de sus resultados más visibles, un estrecho vínculo con la editorial paceña Yerba Mala Cartonera

Los intereses compartidos con esta editorial, ya sea frente a los monopolios multinacionales ligados al ámbito de la publicación, a la apuesta por voces jóvenes, inéditas o no validadas por las oficialidades literarias y una posición critica ante la falta de políticas que permitan un acceso real a la lectura, dieron pie para que luego de presentarse Yerba Mala Cartonera en la ciudad de Iquique (Primera región de Tarapacá/norte de Chile) en octubre del 2008, se comenzara a gestar la idea de un proyecto editorial de similares características, pero con sus propias particularidades.

De este modo es que a mediados del año 2009 y contando con financiamiento del programa Acceso Regional del Consejo de la Cultura y las Artes Región de Tarapacá-Chile, se pone en marcha el proyecto editorial Canita Cartonera, formulado no tan sólo como una propuesta editorial, sino también como un proyecto de capacitación, destinado a consolidar y difundir el trabajo desarrollado por una veintena de internos de la cárcel de alta seguridad de la comuna de Alto Hospicio/Iquique.

Anuncios
  • Copyleft

    El resultado del trabajo de la Editorial Canita Cartonera, al igual que la información contenida en esta web, están bajo licencia Copyleft.

    Creative Commons License

A %d blogueros les gusta esto: